Chelo, la historia de una vidente nacida

Nací y crecí en Cuba con unas dotes extraordinarias.
Con más de 11 años de experiencia como vidente en Madrid, ayudo a personas a esclarecer sus dudas y encaminarles en su vida.

Chelo, la historia de una vidente nacida

Nací y crecí en Cuba con unas dotes extraordinarias.
Con más de 11 años de experiencia cómo vidente en Madrid, ayudo a personas a esclarecer sus dudas y encaminarles en su vida.

¿Quieres saber más de mi?

¿Quieres saber más de mi?

Mi nombre es Chelo, me llaman Chelo, “La Cubana”. Nací en Cuba, en un pueblo pequeño de la parte oriental. Desde que nací, mis padres se dieron cuenta que había algo que no era normal en mí, que tenía un tipo de don especial.

Desde que era pequeña le trasladaba a mis padres cosas que veía que sucederían, como quien tiene un recuerdo o sueños y que más tarden acababan ocurriendo. Siendo yo niña, no me podía dar cuenta de si esto era algo normal o no.

Pero poco a poco, a medida que cumplía años, me fui dando cuenta que tenía un don especial que los demás no tenían. Podía ver cosas que sucederían a futuro e incluso sentir y ver a personas que ya no estaban entre nosotros.

Una de las anécdotas que jamás olvidaré fue cuanto yo tenía 21 años. 

“Mi hermana estaba enferma y tenía que ser operada en un hospital de Cuba. Mientras esperaba en el pasillo, escuché como un médico le comunicaba a unos padres que su bebe de 18 meses tenía un pronóstico muy malo y que lamentablemente no podían hacer mucho más por él.

Algo en mí me dijo que me dirigiera a ver a ese niño. Así que me acerqué a esos padres y les pedí permiso para ver a su hijo. Tras verle pude ver lo ansiada que era una ayuda inmediata, así que pedí ayuda a mi guía espiritual, recé y procedí a hacer lo que mi guía me trasmitía, velando por él.

A los días, recibí una llamada de su madre dándome las gracias por este milagro, ¡SU HIJO HABÍA MEJORADO!”

A partir de ese momento, comencé a ayudar a cientos de personas a despejar sus dudas y esclarecer su futuro, utilizando los métodos más adecuados para conseguirlo.

Trabajé duramente con mucha pasión, dedicación vocación y fe, y fue muchos años después cuando entonces en un registro espiritual, me salió que debía “Hacerme santo”. Desde hace ya dos años y tras un duro y riguroso proceso de consagración, tuve la oportunidad de hacerme santo y coronarme como Yemaya”, madre de todos los hijos en la tierra, la que representa el útero de vida y es fuente de fertilidad y de maternidad. 

Ahora, llevo más de 11 años ejerciendo esta labor, desde la escucha, la empatía, y con el refuerzo de este don, a través de la guía espiritual. A lo largo de estos 11 años he ido perfeccionando estos conocimientos, ampliándolos, reforzándolos y aumentando el nivel de precisión en mis premoniciones, superando el 85% de aciertos.

¿Tienes dudas o quieres despejar algunas dudas sobre amor, dinero, salud u otros? Obtén la respuesta hoy y contacta conmigo.

Mi nombre es Chelo, me llaman Chelo, “La Cubana”. Nací en Cuba, en un pueblo pequeño de la parte oriental. Desde que nací, mis padres se dieron cuenta que había algo que no era normal en mí, que tenía un tipo de don especial.

Desde que era pequeña le trasladaba a mis padres cosas que veía que sucederían, como quien tiene un recuerdo o sueños y que más tarden acababan ocurriendo. Siendo yo niña, no me podía dar cuenta de si esto era algo normal o no.

Pero poco a poco, a medida que cumplía años, me fui dando cuenta que tenía un don especial que los demás no tenían. Podía ver cosas que sucederían a futuro e incluso sentir y ver a personas que ya no estaban entre nosotros.

Una de las anécdotas que jamás olvidaré fue cuando yo tenía 21 años.

“Mi hermana estaba enferma y tenía que ser operada en un hospital de Cuba. Mientras esperaba en el pasillo, escuché como un médico le comunicaba a unos padres que su bebe de 18 meses tenía un pronóstico muy malo y que lamentablemente no podían hacer mucho más por él.

Algo en mí me dijo que me dirigiera a ver a ese niño. Así que me acerqué a esos padres y les pedí permiso para ver a su hijo. Tras verle pude ver lo ansiada que era una ayuda inmediata, así que pedí ayuda a mi guía espiritual, recé y procedí a hacer lo que mi guía me trasmitía, velando por él.

A los días, recibí una llamada de su madre dándome las gracias por este milagro, ¡SU HIJO HABÍA MEJORADO!”

A partir de ese momento, comencé a ayudar a cientos de personas a despejar sus dudas y esclarecer su futuro, utilizando los métodos más adecuados para conseguirlo.

Trabajé duramente con mucha pasión, dedicación vocación y fe, y fue muchos años después cuando entonces en un registro espiritual, me salió que debía “Hacerme santo”. Desde hace ya dos años y tras un duro y riguroso proceso de consagración, tuve la oportunidad de hacerme santo y coronarme como Yemaya”, madre de todos los hijos en la tierra, la que representa el útero de vida y es fuente de fertilidad y de maternidad. 

Ahora, llevo más de 11 años ejerciendo esta labor, desde la escucha, la empatía, y con el refuerzo de este don, a través de la guía espiritual. A lo largo de estos 11 años he ido perfeccionando estos conocimientos, ampliándolos, reforzándolos y aumentando el nivel de precisión en mis premoniciones, superando el 85% de aciertos.

¿Tienes dudas o quieres despejar algunas dudas sobre amor, dinero, salud u otros? Obtén la respuesta hoy y contacta conmigo.

vidente en madrid

vidente en madrid 100% real 

vidente en madrid cubana experimentada

Por que las videntes sin gabinete tienen tan buena fama en Madrid. vidente en madrid vidente en madrid rasgos que deben tener una buena vidente vidente en madrid preguntas que puedes hacer a una vidente vidente en madrid contacta ahora

Clientes que repiten

%

Años de
experiencia

Consultas
diarias

Satisfacción de clientes

%

Llámanos y Despeja tus Dudas Hoy

Contacta conmigo ahora

Contacta ahora

Pago 100% seguro